IICA Iniaf - Bolivia EMBRAPA - Brasil CORPOICA - Colombia INIAP - Ecuador INIEA - Perú CELOS - Surinam INIA - Venezuela
QUIENES SOMOS
LO QUE HACEMOS
COMO HACEMOS
COMO DIFUNDIMOS
Procitropicos Informa > Artículo - ILPF almacena cantidad de carbono similar a la de la mata nativa
Artículo - ILPF almacena cantidad de carbono similar a la de la mata nativa
Publicado por Monica em 19/4/2017 (72 leituras)
Gabriel Faria, Embrapa Agrossilvipastoril 

En apenas cuatro años agrícolas, la integración agricultura-pecuaria-foresta (ILPF) fui capaz de acumular cantidades de carbono en el suelo similares al estoque de áreas de mata nativa en equilibrio. 

El dato es resultado de una investigación desarrollada en Embrapa Agrossilvipastoril (MT) que monitoreó tres diferentes sistemas de ILPF: una área con sistema agropastoril (ILP) y dos con sistema agrosilvipastoril (ILPF), una de ellas con hileras de árboles espaciados en 50 metros y otra en 15 metros. Resultados mostraron que después de dos años de labranza de frijol-caupi y maíz y dos años de pasto con braquiária Piatã (Brachiaria brizantha cv.), dos de los sistemas productivos presentaron estoques de carbono, o sea, de materia orgánica, estadísticamente similares al valor mensurado en la mata nativa del Área de Preservación Permanente localizada próxima al experimento. 

La mata fue utilizada como comparativo por aproximarse del ambiente natural de la región. En ella, el estoque de carbono encontrado es de 75 toneladas por hectárea (t/ha). El mayor acúmulo ocurrió en la ILPF con espaciamiento de 50 metros, con 70,4 t/ha. En seguida quedó la ILP, con 69,7 t/ha. Aunque el área de ILPF con espaciamiento de 15 metros no tenga alcanzado estoque similar al de la mata, ya posee valores bien próximos, con 65,5 t/ha. 

“La literatura científica muestra que, de forma general, el tiempo necesario para que haga cambios usando sistemas más conservacionistas es de ocho a diez años y demora en torno de 20 años para recuperar eso suelo. Aquí demoramos apenas cuatro años para alcanzar valores similares al del ambiente natural”, destaca el investigador de Embrapa Agrossilvipastoril Eduardo Matos. Él resalta aún que el área evaluada fue desmatada en 1984 y revela un histórico de alrededor de 30 años con agricultura en cultivo tradicional y siembra directa antes de la implantación de los sistemas integrados. 

 De acuerdo con Matos, la presencia de la braquiária en el sistema productivo ayuda a explicar la rapidez del proceso de recuperación del estoque de carbono en el suelo: “A partir del momento en que el productor hace la rotación de culturas, ello tiene una labranza siendo fertilizada y en la secuencia, un pasto. Eso pasto tiene potencial de recuperar buena parte de los nutrientes adicionados al suelo y que la labranza no consiguió utilizar. La hierba aparece con vigor y capacidad de producción muy mayores. 

Así, se obtiene un volumen de biomasa aportado muy mayor, tanto en la parte aérea de la planta cuanto en volumen de raíces”. Otro factor notado es que la presencia de árboles en el sistema productivo contribuye para aumentar el estoque de carbono.

La interacción de los componentes y el fato de el árbol poseer raíces aún más profundas que las braquiárias complementan el aporte de materia orgánica. Todavía, la presencia de árboles en espaciamiento más estrecho, reduciendo la entrada de luz, provoca el menor acúmulo de materia orgánica. “¿La sombra es interesante? Si. Pero debe haber un equilibrio entre el exceso de sombra y la ausencia de ella”, destaca Matos. 

Próximos pasos de la investigación 

 Acúmulo de carbono significa que el suelo está con más materia orgánica. Esa condición contribuye para la mejora de la estructura del suelo y de sus características físicas, químicas y microbiológicas.

“La materia orgánica está directamente relacionada a la capacidad de cambio catiónico del suelo (CTC). Se existe más materia orgánica, o mayor CTC, la fertilidad del suelo es mayor, pues esa CTC almacenará más nutrientes, facilitándolos para las plantas”, explica Eduardo Matos. 

Otro beneficio del mayor estoque de carbono en el suelo es el aumento de la capacidad de retención del agua, resultando en mayor disponibilidad hídrica para las plantas. Eses primeros datos hacen parte de la investigación de maestría de la estudiante de la Universidad Federal de Mato Grosso (UFMT) Fernanda Gregolin. 

Otros datos e informaciones aún serán generados en el ámbito de la investigación coordinada por Eduardo Matos. De acuerdo con el investigador, uno de los objetivos de la continuidad de las evaluaciones es encontrar el punto de equilibrio de la integración agricultura-pecuaria-foresta. 

Así como ocurre con la vegetación nativa, es esperado que el sistema llegará a una fase en que el acúmulo de carbono en el suelo será igual a la tasa de descomposición de esa materia orgánica, que es emitida en forma de CO2

“Así como la mata tiene un equilibrio, todos los sistemas de producción tienden a equilibrarse. Cuando yo cambio el sistema en un local, inicialmente ello cambia toda la dinámica de carbono. Después de un tiempo, existe un nuevo equilibrio”, afirma. 

  Veja em artigo em formato PDF Imprimir artigo Enviar artigo

Navegue pelos artigos
Artigo prévio Artículo - Control de plagas y enfermedades del cacao Artículo - Agua y nitrógeno: juntos para mejorar la sostenibilidad Próximo artigo
 
   PROCITROPICOS - Todos los derechos reservados.
JGC Informática